Lun. Abr 15th, 2024
Qué hacer si tengo dolor orofacial en un viaje

Cuando viajamos, ya sea con amigos, familiares o nuestra pareja, no pensamos en preocuparnos por más nada que no sea pasarla bien y crear recuerdos para toda la vida.

Sin embargo, nuestros planes no siempre salen como los esperemos y tenemos que atravesar problemas médicos en medio de lugares desconocidos o a kilómetros de distancia de una clínica.

Una de esas afecciones comunes es el dolor orofacial, que si bien la mayor parte de las ocasiones es una simple molestia, puede escalar a más si no tomamos las medidas correctas.

Si sientes una variedad de sensaciones físicas desagradables en los músculos, huesos y articulaciones que rodean la cara, te recomendamos que nos acompañes.

Te diremos qué hacer si tengo dolor orofacial en medio de un viaje para mitigar la incomodidad ocasionada por esta molestia que involucra un grupo importante de articulaciones y músculos del rostro.

¿Qué es el dolor orofacial?

Empecemos definiendo qué es el dolor orofacial, de modo que identifiques rápidamente esta afección durante el viaje. Se trata de una variedad de disfunciones y sensaciones físicas que surgen en el área de la cabeza y el cuello.

qué es el dolor orofacial

Se manifiesta en forma de molestias en las articulaciones, dolores musculares y tensión en los nervios de cara, el cuello, la boca y hasta los ojos, las encías y dientes. También es común sentir un dolor sordo o agudo en la profundidad de la mandíbula junto a un bloqueo de la misma.

No existe una causa concreta. Muchas veces es resultado de un conjunto de trastornos. Los más comunes incluyen:

  • Problemas en el arco dentario
  • Dientes faltantes
  • Mordida desigual
  • Migrañas
  • Espasmos musculares en la cabeza
  • Trastornos ATM
  • Lesión en la cara o la mandíbula
  • Apretar o rechinar los dientes con frecuencia (Bruxismo)

Qué hacer si tengo dolor orofacial en medio de un viaje

Si estás viajando, ya sea de camino o en el sitio donde decidiste pasar tus próximas vacaciones, y sientes algunos de los síntomas asociados con el dolor orofacial, te recomendamos realizar algunas de estas acciones para controlar la disfunción orofacial:

Mantén la mandíbula cerrada

Sí, sabemos que el dolor en la mandíbula puede llegar a ser molesto, e incluso incontrolable. Sin embargo, lo que se recomienda para calmar la sensación desagradable es cerrar la mandíbula. Está comprobado que periodos prolongados de apertura de la boca empeora la situación de dolor orofacial, así que evita agravar la situación.

Hidrátate

Hidratarse es fundamental para combatir el dolor orofacial. No olvides tomar agua durante el viaje. Esto ayudará a que tu cuerpo funcione correctamente y controle los síntomas del dolor orofacial.

Acomoda tu postura

Al igual que sucede con los trastornos ATM, la postura suele agudizar el cuadro médico. Si pasamos demasiado tiempo hacia adelante, o con la cabeza inclinada, lo normal es que nuestra mandíbula, cuello y rostro sufran los efectos secundarios.

Mientras estás de viaje, o pasas tiempo en el lugar, recuerda acomodar tu postura. Esto mejorará los dolores de cabeza y otras sensaciones musculares típicas del dolor orofacial.

Aplicar hielo

Una técnica sencilla para calmar los dolores articulares o musculares provocados por la afección orofacial es aplicar hielo. Es tan sencillo como suena: tomas una compresa de hielo, la aplicas sobre la zona o articulación irritada y esperas a que las molestias cesen. Si bien no es una solución definitiva, ayuda mucho con los dolores y sensaciones que aquejan tu cara y cuello.

como tratar un dolor orofacial

Controla y maneja tu estrés

Cuando nos sentimos mal, lo último que pensamos es en meditar o buscar tratamientos para controlar el estrés. No obstante, esta enfermedad empeora si nos sentimos angustiados y estresados, por lo que aún con molestias y sensaciones desagradables, hay que buscar una manera de manejar el problema.

Consume alimentos blandos

Como ya vimos, una forma de controlar el dolor orofacial es manteniendo la mandíbula cerrada la mayor parte del tiempo. Si comes alimentos duros, o en los que se necesite realizar un esfuerzo para masticar, lo lógico es que sientas el dolor más fuerte. Por eso es que, para combatir el dolor orofacial en un viaje debes comer alimentos blandos y dejar de lado los alimentos más masticables.


Por PedroJ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *